» Creatures of the Night.
SE NECESITAN URGENTEMENTE PERSONAJES ESTABLECIDOS & PERSONAJES MASCULINOS EN GENERAL. FAVOR DE CONSIDERARLOS SI TE VAS A REGISTRAR.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Shadow Souls TVD ../Afiliación Normal.
Sáb Jul 23, 2011 10:30 am por Invitado

» Salzburg Seelen COMIENZA LA PRIMERA TRAMA {+18} - Normal
Jue Jun 30, 2011 6:56 am por Invitado

» The After Of Breaking Dawn {normal}
Dom Mayo 15, 2011 4:24 pm por Invitado

» Sensual Seduction [Afiliacion Normal]
Lun Mayo 09, 2011 2:43 pm por Invitado

» Eliteeeeeeeeeeee :Voldemort Return! NECESITAMOS GENTE GENIAL! PERSONAJES PREESTABLECIDOS LIBRES!
Dom Abr 17, 2011 11:34 am por Invitado

» Uncanny X-men (Afiliación Normal)
Sáb Abr 16, 2011 7:47 am por Invitado

» Perdiendome por el laberinto[Deborah Almisnur]
Vie Abr 08, 2011 12:52 am por Deborah Almisnur

» As Long as I Live |Foro Nuevo| {Normal}
Sáb Abr 02, 2011 7:53 pm por Invitado

» After The Mists {Nuevo!} - Afiliación Normal ~
Vie Mar 18, 2011 11:13 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 32 el Sáb Ene 08, 2011 10:21 pm.

{Sólo por invitación de alguna administradora.}

Don't Trust Me


 The Rol Blog The Island Photobucket Carpe Retractum Gossip Girl



Alexandra M. Henricksen. ;;*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alexandra M. Henricksen. ;;*

Mensaje por Alexandra M. Henricksen el Jue Ene 13, 2011 12:05 am

Alexandra Mary Henricksen


Edad: 18 años ~ Raza: Vampiro ~ Sobre nombre: Alex


Fecha de Nacimiento: 18 – 06 - 1950
Fecha de Transformación: 15 – 04 – 1968


Descripción física.

Aparentemente es una joven frágil e indefensa. Es de contextura delgada, casi anémica. Su rostro tiene forma ovalada y larga. Delicada y de piel muy clara, casi transparente, podría pensarse también es que albina. Su aspecto se asemeja casi al de una muñeca de porcelana, única y original. Los ojos de ella, esos orbes verdes que vuelven loco a cualquiera, son hermosos. Son grandes y profundos, cuando los ves directamente puedes nadar, sambullirse y hasta naufragar en ellos.Y si hablamos de los labios… rosados, suaves y deliciosos a simple vista. Alex tiene el poder de hacer y deshacer con ellos, podría volver loco a cualquiera con un pequeño juego. Éstán acompañados de unas blancas perlas sobresalientes, sus dientes. Son como los de un conejito, agradables. La melena que tiene en la cabeza, casi siempre está alborotada, le gusta llevarla así, pero se arregla cuando la situación lo amerita. Por otro lado. Su apariencia es desgarbada, y a la vez pulcra. Cuando tiene que ser formal, lo es. Maryormente se le puede ver con una camiseta, un jean y unas zapatillas, mientras más cómoda mejor.

Descripción psicológica.


– Hola, preciosa. ¿Te gustaría ver una película conmigo?
– Lo siento, ya la vi.

Ella es Alexandra, hostil con casi todo el mundo. ¿Por qué tendría que sonreír o ser amable con cualquiera? Es cuestión de supervivencia, nada más. A lo largo de su vida, tanto humana como vampírica, distingue que es lo mejor. No es que ande por ahí mandando al demonio a cada persona que se le cruce, es solo que prefiere mantener distancias. Le aterra el encariñarse demasiado con alguna persona hasta llegar al punto de sentirse atada. Ya le pasó una vez, no quiere que se repita. Su vida no es fácil, y mucho menos su naturaleza actual. Es reservada, no va por ahí contanto su vida privada, es un tanto complicada y ciertas veces atolondrada. Terca hasta la médula, le enerva que le lleven la contraria. Tiene serias contradicciones, hasta el punto de pensarse que es una maldita bipolar. Suele hablar con ella misma, se hace preguntas y se las contesta sola. Es inteligente y perfeccionista. Si hace algo tiene que hacerlo bien, se enfada cuando no es así. Se enfada, grita, muerde, pelea y demás. Llega al punto de hacer berrinches también, como si fuera una niña pequeña. Ahí se mostró su lado oscuro.

– ¿Cómo me veo, Alex? ¿Me queda bien?
– Te ves tan hermosa como mamá.

Aquí viene el lado claro. Como se dijo hace un rato, no quiere encariñarse con personas, pero a veces es inevitable. Cuando llega ese momento, Alex se transforma totalmente. Ríe, baila, salta y es el ser más dulce que pueda existir. Abraza, besa y hasta canta. Es una total revolución de personalidad. Eso es en raras ocaciones. No tiene muchos amigos, pero los que tiene son especiales. Los protege por encima de todos. Puede sacar los colmillos en cualquier momento si alguno de ellos está en peligro, no dudaría ni un segundo en arrancar un cuello si es necesario. Tiene una hermana menor, por la cual daría hasta la vida. No le importaría perder lo que fuese con tal de que ella esté bien. Anímicamente es agradable, no va por la vida quejandose de lo que es y de lo que era. Intenta llevar su ‘problema’ bien, no ser tan negativa. Lleva una vida libre de sangre humana, bebe solo de animales, no le queda de otra. Si se propone algo intenta cumplirlo, no se da por vencida facilmente. Es perseverante. La fuerza interior y física que tiene son impresionantes, durante todo su tiempo como vampiro entrenó y peleeó, pues, tenía a una pequeña a quien cuidar.

Gustos.

Música, música, música. ¿Lo entendiste? Le fascina. Toca muy bien la guitarra y el piano, ambos instrumentos los aprendió a tocar desde pequeña. Sus primeras palabras fueron ‘Do, re, mi, fa, sol, la, si’. Y sus primeros pasos fueron hacia el viejo radio de su padre. Sí, estoy exagerando. Bueno, la idea es esa. También el escribir le gusta, poemas, canciones, cuentos… no es digna de un Nobel, pero hace su mayor esfuerzo. Lee mucho, desde historias del pasado hasta ciencia ficción.

Adora sentir la brisa fresca acariciando su rostro y el olor de la hierba recien cortada le encanta. La naturaleza, el campo, el aroma de las flores, sobre todo el jasmín. Puede pasarse horas de horas en el bosque simplemente con un libro entre manos. Espera algún día encontrar a Tinkerbell entre las plantas e irse junto a ella al país del nunca jamás, volando. Jaaa, no, no es cierto.

Otra cosa que adora es estar en algún lado y escuchar a la gente hablar de seres como ella, sin saber que en realidad existen. Aguanta la risa algunas veces, otras no puede y simplemente se ríe a todo pulmón. Por tal motivo recibe miradas extrañada, como si fuera un bicho raro, cosa que soluciona con mostrar una simple sonrisa amigable. Ese magnetismo que tienen los vampiros es increíble.

Odios.

Odia pocas cosas en realidad, en su cabeza, corazón y alma no tiene mucho espacio el odio. Pero sí, hay algunas cosas que detestas por sobre todo. Como las mentiras… Esas siempre salen a la luz, se quiera o no. Desde la más grande hasta la más pequeña. Lo peor que le puede pasar a la joven morena es enterarse que alguien la engañó o simplemente le falló. La traición y deslealtad le causan migraña, no está acostumbrada a ellas. Sabe a quienes darle confianza, sabe con quienes hablar y con quienes puede contar. Así que ya sabes, si la traicionas… cuida tu cuello, muñecas y tobillos.

Familia.

Solamente su hermana menor Julieta, es la única familia que tiene. Su relación con ella es buena. Aunque son diferentes encuentran el momento y situación adecuada para entablar una conversación agradable. Como todos hermanos, tiene a veces sus peleas o terminan dejandose de hablar por un tiempo –aproximadamente un día–, y luego vuelven a lo de siempre. Son muy unidas, pues, así las criaron desde pequeñas.


Historia.


– ¿Cómo está mi pequeño pateador?
– Joseph… es una niña, una princesa.


Nuestra joven morena nació una noche nublada del mes de junio, bajo el signo de géminis, siento la luna llena su primera compañera. Sus gritos fueron oídos por casi toda la comarca. Demostrando así el caracter que tendría en un futuro. Su padre, Joseph Henricksen, era dueño de una gran tienda de perfumes, la mejor de todo París y donde entraban más ingresos. Él quería que su primer hijo fuera un varón, pensaba que eso sería un orgullo para la familia. Luego del parto se llevó una gran desilución… el pequeño ‘Andrew’, como habían pensando ponerle, fue una hermosa niña de piel blanca. A penas él la vió se enamoró perdidamente de esos ojos verdes tan relucientes y brillosos. Sin duda, era especial. Mary Volkov, madre de la pequeña, era la mujer más felíz del mundo, no paraba de hablar de la belleza de su hija, estaba encantada.

Cuando cumplió tres años su madre volvió a salir embarazada. Alex aún no entendía mucho aquello, pero estaba ansiosa al ver el vientre de su madre crecer y crecer. Su primera palabra fue: Ju… gracias a ella su hermana se llamó Julieta. Su hermana y ella crecieron con mucho cariño y amor de sus padres. Tenían todo cuanto querían. Juguetes, libros, mascotas… todo. Ambas desarrollaron caracteres distintos, que a veces causaba discordia entre ellas, pero nunca al límite de odiarse. En casa todo era tranquilidad y paz. Estudiaban mucho y salían a caminatas con las amigas. Jamás se aburrían, eran como si hubieran nacido para ser felices. ¿Familia perfecta? Claro, hasta que Alex cumplió los quince años.

El pensamiento empezó a cambiarle, según sus padres a atrofiarse. Alex ya era toda una señorita. Sus hermosos cabellos marrones caían sobre sus hombros y su cuerpo se había desarrollado un poco más. Se alejó poco a poco de su círculo social de antaño, o sea, de la gente de su clase social. Conoció a personas de menos ingresos y con quienes compartía muchas cosas y encontraba pensamientos en común. Se volvió más sociable, cosa que era mal vista por las amistades de sus padres. En aquellos tiempos los prejuicios y ‘el qué dirán’ eran cosas muy importantes. Estúpido, claro está, pero inevitable.
{…}

– No vayas, Alex, le diré a papá.
– Déjame en paz, niña.


Francia no estaba pasando por su mejor época. Habían mendigos por las calles, hombres tirados casi muriendo en las veredas. Corría el mes de mayo, casi para Junio, habían una cadena de protestas iniciadas por grupos estudiantiles de izquierda, contrarios a la sociedad de consumo, a los que posteriormente se unieron grupos de obreros industriales y, finalmente y de forma menos entusiasta, los sindicatos y el Partido Comunista Francés. Como resultado, tuvo lugar la mayor revuelta estudiantil y la mayor huelga general de la historia de Francia, y posiblemente de Europa Occidental, secundada por más de 9 millones de trabajadores.

Para la familia Henricksen, parecía que todo aquello no fueran más que rumores o mentiras de la gente. En su círculo social estaba intacto. Como siempre, su situación económica era de las mejores. Alex ya era toda una jovencita segura de lo que quería y lo que hacía. A veces contradictoria con sus padres, y hasta con su hermana. Salía de casa, iba, venía… no tenía un horario definido, aunque respetaba las horas de llegada. Eso sí, los estudios jamás los dejó de lado.

Sucedió una noche del quince de mayo, cuando las hermanas Henricksen estaban apunto de hecharse a dormir. Eran casi las diez de la noche. La tarde entera, Alex se la había pasado en la plaza, con un grupo de jovenes manifestantes, gritando y protestando contra el consumismo y el estado. Como es de suponerse, llegó muy cansada y de frente a dormir.

La luna estaba en todo su esplendor, alumbrando a todas las personas aún en las calles. Los árboles y su vaivén eran el toque perfecto para esa fresca noche de otoño. El silencio invadió la residencia de los Henricksen, nadie estaba despierto. Dieron las once de la noche, las campanadas de la iglesia cercana fue lo único que se escuchó. En su habitación, Julieta y Alexandra estaban en el septimo sueño, o quizás en el octavo. Sus respiraciones hacian un fondo músical muy tétrico, incluso sin saber lo que venía.

Dos sombras misteriosas entraron por la ventana, cosa extraña, pues, estaban en un segundo piso. Ambas se encontraban profundamente dormidas, por lo que no sintieron absolutamente nada. Uno de ellos, el más alto, se acercó a Alex, mirándola cuidadosamente. Su naríz se movió de una forma canina, como si estuviera olfateandola. Aspiró hasta el fondo, disfrutando de su aroma, embriagandose con el olor que desprendía de su piel. Pronto, sus labios fueron hasta su cuello, dejando un beso de muerte ahí. Por su parte, el otro hombre se acercó a la pequeña Julieta, y dejó en sus labios un pequeño y corto beso, para luego dirigirse a su cuello, donde sus colmillos reposaron por un largo rato. Segundos después, ambas jovenes se retorcian sobre sus camas.

Recostada, sintiendo que millones de agujas se incrustaban en su cuello, muñecas y tobillos, la joven Alexandra intentaba gritar, pero no podía. Sus dientes estaban juntos, prácticamente destrozandose entre sí. Sus grandes ojos verdes se llenaron de lágrimas, y sentía su piel ardiendo, como si estuviera en el mismo infierno. No lo soportaba, pensaba que el cualquier momento moriría, y es que eso esperaba. Pensaba que al morir todo terminaría, no tenía otra cosa más en la cabeza. A su lado, la figura de un hombre la observaba, como si estuviera disfrutando verla sufrir de tal forma. Algo desgarraba su interior, ¿qué había hecho para merecer tan tortura? No lo entendía, simplemente quería que el dolor y quemasón terminara de una vez. Era mejor morir que soportar todo eso. Lo único que pasó por su cabeza en esos momentos fue el nombre de su hermana. Julieta… Intentó de todas formas girarse para verla, no pudo. Sus ojos viajaron desde él, hasta la otra cama, donde pudo distinguir a otra figura más pequeña, mirando a Julieta. Sus ojos no pudieron más, se cerraron de un momento a otro y no los volvió a abrir.

Al fin… el dolor terminó y sus hermosos orbes verdes pudieron ver la luz del día y el hermoso rostro de su hermana con una sonrisa en él. Algo había cambiado… ya no estaban en su habitación…

Como ha de suponerse, jamás volvieron a saber de sus padres, su familia, ni de sus amigos. Situación dificil para ellas, pero por miedo al rechazo, a ser asesinas y poder hacerles daño a sus seres queridos, no se acercaron más. La mañana siguiente de su transformación despertaron en Londres, Inglaterra. Hermosas, radiantes, confundidas y preocupadas. Sus dudas y preguntas fueron aclaradas por los hermanos Von Goethe, quienes fueron los que la transformaron. El mayor de ellos, Stefan, fue quien explico las razones. Simple: Destino, sangre… elegidas. Todo era cuestión de pureza en las venas, y las hermanas Henricksen la tenían. Los fines de ellos eran reclutarlas para armar un ejercito grande, contra otras razas enemigas. Vivieron muchos años con ellos, matando a hombres lobos, personas con poderes de otros tipos… todo aquello delante de los humanos, por las noches, sin que ellos lo notaran. Sangre, venganza, avaricia, egoismo… así se la pasaron durante más de veinte años.

Alexandra desarrolló una velocidad y fuerza increíble, llegando al punto de estremecer a Stefan en algunaspelea. Ambos se amaron, mucho. Ella vió en él al ‘hombre’ de su eternidad, aunque fuera muy diferentes. Él tenía muchas veces ataques de arrogancia, cosa que a ella le incomodaba mucho. Por su parte, Julieta se la pasaba de maravilla viviendo con el grupo de nómadas. De país en país, cuidad y cuidad… conociendo muchos lugares, hasta aquellos donde los humanos nunca llegaron.

Hace menos de un año se separaron del grupo. Ambas decidieron que no se pasarían todo el tiempo queriendo asesinar y hacer daño a los demás. Pues, en el caso de Alexandra, jamás se alimentó de humanos, tendía a casar animales. He ahí otra cosa que le enfadaba a Stefan, quien asesinaba a humanos a diestra y siniestra, tan solo para satisfacer sus ansias.

Así es como las hermanas Henricksen llegaron, dejando atrás un pasado muy oscuro…

Alexandra M. Henricksen

Mensajes : 127
Fecha de inscripción : 04/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alexandra M. Henricksen. ;;*

Mensaje por Clarissa A. Fray el Jue Ene 13, 2011 12:19 am

Ficha Aceptada. #

........................................................................................................................................

Clarissa ;;Ali;; Fray
■To love is to destroy, and be loved is to be destroyed

My Ladies <3

e_é RETOS .I.:

Alice; Te reto a correr conmigo en ropa interior, en ese mismo rol. {Ropa interior}
Te reto a que beses a Jace en el tema en que tienen cuando esten hablando de algo super serio

■ It may have been told many things,
have written many books ,
but while your heart do not feel anything,
you'll know t r u e l o v e.

Clarissa A. Fray
Love Me Or Hate Me, Whatever || Admin }

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 24/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.